jueves, 4 de diciembre de 2008

ESPIGONES MARESME


El Maresme se une para salvar la arena de las playas
• Los alcaldes de cada municipio plantearán sus propias soluciones a la Generalitat
Dos mujeres junto a la playa del Pla de l'Ós de Premià de Mar, ayer. Foto: ANNA MAS FEDE CEDÓMATARÓLas playas del Maresme menguan cada año en invierno por la pérdida de arena causada por las corrientes marinas y otros obstáculos artificiales que impiden su trasiego natural. Desde el año 2001, los alcaldes reclaman soluciones y ahora se han unido con este objetivo, que podría materializarse con el reciente traspaso de transferencias del Gobierno central a la Generalitat. Joaquim Nadal, conseller de Política Territorial i Obres Públiques (PTOP), asegura que se contemplarán todas las soluciones. Y precisa: "Apostamos por el menor número posible de trasvases de arena".Los municipios del litoral sur se muestran partidarios de los espigones sumergidos para preservar el volumen de arena, una solución poco apta para las playas más próximas a la Costa Brava. "Durante el invierno acumulamos arena en una playa que en verano trasvasamos con camiones a otra", detalla Ramon Llastarry, concejal de Medio Ambiente de Sant Pol de Mar. En Canet de Mar fuentes municipales aseguran "no tener ningún problema". Ante las distintas peculiaridades, el conseller Nadal ha optado "por contemplar todas las soluciones y atender individualmente cada caso", lo mismo que pedirá la comisión creada por los alcaldes en el consejo comarcal.Manel Nadal, secretario de Mobilitat del PTOP, augura intensas negociaciones con el Ministerio de Medio Ambiente para actuar conjuntamente en las playas del Maresme. Y pone como ejemplo a Arenys de Mar, donde se instalarán dos espigones paralelos exteriores de usos distintos: uno como desembocadura de la riera y otro como dique de contención de arena en la playa de la Picòrdia.
ESPIGONESEn la zona de Montgat y El Masnou se han perdido unos cuatro metros de playa que las corrientes han trasladado a la playa del Coco en Badalona. Los espigones submarinos lo evitarían. En Premià de Mar, la playa del Pla de l'Ós ha perdido los 50.000 metros cúbicos trasvasados por un barco draga. Visto el caso, los responsables políticos de Vilassar de Mar paralizaron la regeneración, cuya previsión era verter un millón de metros cúbicos de arena.En Cabrera de Mar se precisan 400.000 metros cúbicos de arena. El alcalde, Jaume Borràs, alzó la voz en el último consejo de alcaldes para exigir el cumplimiento de las responsabilidades adquiridas por los puertos. Desde la construcción del puerto de Mataró, los municipios del sur han perdido arena.